Mostrando entradas con la etiqueta Sofía. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Sofía. Mostrar todas las entradas

domingo, 22 de enero de 2017

Primeros pasos en la nieve.

Al final, como con el amor, para vivir hay, a veces, que saltar desde un trampolín desconociendo qué hay debajo, sin mirar lo que haya pasado anteriormente y confiando en que quienes te han acompañado antes del salto lo harán durante todo el recorrido. Mi salto, como ya sabéis, fue venirme a Sofía y obvio que tuve miedo, que pasé días de una agonía interna casi imposible de disimular y estirando al máximo los segundos, los minutos, las horas. Lloré cuando tuve que abandonar mi familia y amigos pero tenía esperanza en lo que habría al otro lado.
Tras un viaje accidentado, con un percance el metro de Madrid, un despertador que no sonó, unos kilos de más en la maleta, un retraso de dos horas y un inglés sentado detrás de mí que no paraba de hablar a gritos con sus amigos y de darme cabezazos en el asiento, de repente miré tras la ventanilla y vi cómo toda la nieve cogía forma de ciudad y unos edificios que jamás había visto ni imaginado se abrieron ante mí. Aterrizamos y, de repente, todo era diferente. Antes no había visto nieve en mi vida.